jueves, 25 de julio de 2013

Fruto Vivas: "Caracas es un caos"


A José Fructoso Vivas Vivas no es fácil etiquetarlo solo como "arquitecto", que lo es, y de los mejores. "Maestro" lo define mejor, por su dilatada trayectoria profesional y gran visión humanista, ecológica y revolucionaria con profundo asiento social.

"¡Caracas es un caos!", dice con ánimo rebelde a sus 85 años de vida, contrariado por lo que ocurre y observa sin ser tomado en cuenta, al menos en dos de sus proyectos principales para esta gran capital, que el próximo jueves 25 de julio cumplirá 446 años de fundada: El Parque Bolívar, en los terrenos del antiguo aeropuerto La Carlota, y la autopista alterna Caracas-Maiquetía sin horadar el Waraira Repano.

-Todas las metrópolis de América Latina son caóticas. No hago excepciones: Buenos Aires, Río, Lima, Bogotá, Caracas. Algunas han tenido operaciones de corazón, como Bogotá, Curitiba, Quito, con nuevos sistemas de transporte; las demás ciudades son inmensamente caóticas. En Caracas, tienen que levantarse a las cuatro de la madrugada para llegar a tiempo al trabajo.

¿Hay remedios?
Cuando yo hablo de caos, me refiero a la sobresaturación de las ciudades, que dolorosamente no tienen medios para pararla. Cada día entran más automóviles, más gente; no hay un programa de descomplicación de la ciudad, para hacerla más amable. Veo a Caracas en tres grandes espacios fundamentales. La ciudad de los millonarios, de los poderosos: La Lagunita, el Country Club, Altamira, donde habitan los dueños de la ciudad. La segunda ciudad es de los que están bajo el control de las hipotecas, la ciudad de la clase media, la ciudad de los que viven en apartamentos de los rascacielos que rodean la capital, donde no existe la alegría, sus niños no conocen los alacranes ni las mariposas.

¿Y la tercera?
El tercer rostro de Caracas, es el de los barrios pobres.
Pero allí también hay sus rascacielos…
Hablo de los que están en las quebradas, de quienes están en las condiciones infrahumanas de la ciudad. Y, cosa curiosa, esos sí se conocen; los de la clase media se conocen en el ascensor; y en los barrios ricos, menos se conocen. ¡En los barrios ricos hay una soledad inmensa!

Familias aisladas…
Sí, aisladas; hay una soledad inmensa. En las zonas de clase media la situación es más delicada todavía, porque hay la inseguridad que juega garrote. Entre los pobres es al revés, se conoce todo el mundo, hay una relación interpersonal riquísima.

Pero no los perdona la inseguridad…
Eso es otra cosa.
Hay zonas donde no entra la policía.
Acuérdate que allí hay niveles de todo. No se puede generalizar; te lo digo con experiencia.

Pero el problema existe…
Cuando me llamaron para la remodelación del barrio Los Erasos, la gente me informó: de dos mil quinientos vecinos, sesenta son ladrones, tienen problemas con la justicia. No es todo el mundo.
Hay zonas con "toque de queda"…
Incluso, zonas en que te paran en los barrios para cobrarte.

En las escaleras…
Te paran para quitarte los zapatos. Es verdad, pero la gente pobre tiene un sentido de pertenencia extraordinario. El hecho de que se conozca la gente vale oro. Esos tres rostros identifican la ciudad en todas sus formas.

Pero en algunas zonas pobres, los niños han visto violaciones, atracos, asesinatos…
¡Claro! Son los que ven todo el desastre del barrio, hasta las enfermedades, la gonorrea, y las dificultades por falta de un Estado que los proteja. Hoy en día eso ha cambiado muchísimo, el empoderamiento de las estructuras políticas venezolanas ha cambiado radicalmente, con los consejos comunales comienza a respirar una expresión política nueva, en los barrios pobres.

¿Los cinco municipios no son ciudad?
Son cinco ciudades. Pero, Catia es una ciudad, Antímano es una ciudad. Dentro de los municipios hay ciudades, estructuras urbanas sumamente pobladas. Eso necesita una reestructuración democrática del poder, es la voluntad popular la que puede autogenerar un nuevo poder. Y eso está en perspectiva, va en la dirección de crear unas nuevas estructuras de poder real.

¿Como las comunas?
Sí.

¿Sustituirían a los concejos municipales y alcaldías?
Van a sustituirlos, por ser una forma vertical de desarrollo, porque las estructuras venezolanas no se corresponden con la realidad social. Las fronteras de los estados venezolanos no tienen nada que ver con la realidad de los que viven allí… Los alcaldes se oponen, tienen una concepción de que es para ellos, "propiedad privada y aquí mando yo". Hay una dicotomía muy grande con la estructura del poder popular.

¿Usted no cree que en Caracas "cabe otra Caracas", como dijo el ministro Farruco Sesto?
Eso lo inventó él. Desde hace más de veinte años los investigadores urbanos determinaron que en Caracas no cabe más gente ni más carros. Como arquitecto, me preocupa profundamente la mala calidad de las cosas nuevas que se hacen, inclusive las casas del Estado; ese volumen gigantesco de edificios sin espacios para jugar los niños.

¿Qué evaluación hace sobre el desarrollo de construcción masiva de viviendas en Caracas?
Muy mala, la peor.

¿Por qué?
¿Cómo me vas a resolver la salida de la gente de Fuerte Tiuna, por dónde van a salir los carros, la basura? ¿Cómo me lo resuelves? Morirse de hambre en una vivienda nueva es también morirse de hambre. ¿Cómo vas a meter un volumen tal de gente, que no tiene trabajo? Los apartamentos son excelentes, no son pacotilla, amoblados. Pero lo peor es que esas viviendas no tienen parques, no tienen servicios, no pertenecen a una estructura urbana, son cosas puestas ahí, a lo macho.

¿Qué es lo positivo de la Misión Vivienda?
Que se hicieron las viviendas, pero el problema de Venezuela sigue siendo superar la pobreza. Y las casas no resuelven la pobreza. ¿Dónde trabajan? ¿De qué viven? ¿Dónde está la capacidad productiva de esa gente?

Cuando arrancó la Línea 1 del Metro de Caracas se dijo que iban a bloquear varias cuadras del centro de Caracas a la circulación de vehículos…
Ese era el sueño. Qué maravilla es caminar por una ciudad cuando no hay carros. En España o Francia se camina, muchas ciudades están bulevarizadas. Una sola hay en América Latina, extraordinaria: Curitiba (Brasil).

Es famosa…
Curitiba es una locura de ciudad. Hay vagones estacionados llenos de niños y mujeres que los cuidan mientras sus padres van de compras, hay baños, juegan. ¿Dónde vas a encontrar tú eso? Hay teléfonos para sordos, una plaza para mudos, donde se comunican por señas. ¡Una maravilla! El sistema de autobuses de Curitiba es una locura, van y vienen sin que se tranque el tráfico, por vías expresas. Esa experiencia de Curitiba a mí me llenó de alegría.

Dicen que Ciudad de México, por ejemplo, no tiene remedio.
Caracas no se diferencia de eso. La Caracas de cuatrocientos mil habitantes, cuando llegué en 1939, era una locura.

La "Sucursal del Cielo"…
Había carretas con caballos por las calles, y algo que desapareció: ¡Los trolebuses! Yo iba a Catia en trolebús, y había tranvías. Fue una Caracas extraordinaria. Esa Caracas se fue, y al llegar la gente a Caracas se cogieron las quebradas, los cerros, y se inundó la ciudad. No pudimos hacer nada. ¿Dónde están los planificadores?
En un tiempo existió la Ompu (Oficina Metropolitana de Planeamiento Urbano).
Desapareció, hace tiempo. Cáigase para atrás: ¡Caracas no tiene oficina de planificación urbana!

Usted presentó un proyecto para el Parque Simón Bolívar en La Carlota…
Ahí está, pero no lo hicieron. Chávez lo promovió, tremenda propaganda, pero vino un ministro de apellido Carrizalez…

Ramón Carrizalez…
Sí, ministro de Infraestructura, y le dijo a la prensa: "Lo que Fruto propone es faraónico", y propuso llenar La Carlota de viviendas militares, y la gente se alzó, obligaron a Chávez a que parara esa vaina y la pararon. Pero pararon mi proyecto.

¿Cuál es el proyecto que están desarrollando en La Carlota?
Ja… ¡Pregúntelo! Ha habido varios concursos. Mi proyecto contempla un lago con peces y agua de tres ríos subterráneos que bajan del Ávila. Nada. Y metieron allí la industria de las "Canaimitas".

Eso arruina cualquier proyecto.
Claro. Eso deben sacarlo de allí. Eso es una loquera, una de esas vainas improvisadas. ¿Cómo van a meter esa vaina en La Carlota? Y la mete el presidente Chávez, que es lo más grave.

¿Y la Caracas turística?
La Caracas turística debe estar planteada sobre una estructura turística, como la tienen otros países. En países turísticos, como España, Italia, el turismo es una organización extraordinaria, como en México. Nosotros estamos muy lejos de satisfacer las exigencias turísticas, comenzando por un buen sistema de transporte.

¿No es falta de imaginación, gerencia, conceptualización?
Mire caballero, el poder político venezolano está estructurado por gente que no tiene la capacidad para esos fines. Tú te encuentras que nombran ministro de Salud al coronel Reyes Reyes. ¿Qué sabe ese señor de sanidad para ser ministro de Salud?

Habría que preguntárselo al presidente Chávez, pero él ya no está…
Yo lo sé, pero no es un asunto de Chávez. Es el problema gravísimo de las políticas que no coinciden con las capacidades de los seres humanos. Los buenos hombres no están manejando la ciudad. No estoy hablando como de la oposición…

No, no… entiendo. Hay problemas que trascienden las fronteras del chavismo y el antichavismo.
Este señor que tiene usted sentado aquí, propuso hace cincuenta años soluciones para el problema de vivienda. Le propuse al general Ravard, presidente de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), transformar la Siderúrgica del Orinoco en la gran fábrica de viviendas de Venezuela. Sí, una fábrica de automóviles puede producir quinientos mil vehículos por día, ¿por qué no hacer una fábrica de casas en serie, que es más sencillo?

¿Cuál será el impacto que sobre Caracas tendrá el proyecto de autopista Caracas-La Guaira con túneles por el Ávila?
¡Ay, papaíto! (risas). Le puso usted la guinda a la vaina. Jacqueline Faría se opuso a eso; el presidente de Inparques también, y lo botaron. Logramos parar el proyecto… ahora se lo dieron a una empresa portuguesa que va a hacer esta barbaridad (muestra planos comparativamente) dos túneles en el Ávila. Hay que arrodillársele a Maduro para que lo detenga.

¿Hay que parar ese proyecto?
Sí, hay que pararlo. ¿Dónde metes la tierra del túnel? ¿Te la comes? El otro proyecto, el nuestro, va paralelo a la autopista actual, es el trazado más corto y eficiente. Va por la zona protectora y tiene salidas hacia Carayaca y Catia La Mar, conecta con la autopista actual y sale a Tazón.

Fuente: Últimas Noticias
Fecha: 23-07-2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada