miércoles, 17 de julio de 2013

Viviendas y áreas públicas necesitan reconstrucción


En el sector Primero de Mayo de Santa Rosalía hay 60 viviendas con techos, paredes y fachadas dañadas, donde sus residentes exponen sus vidas, resalta Gerónimo Martínez, líder vecinal de la parroquia.

Martínez asegura que en la comunidad al menos fue construido un bulevar en la avenida Principal de El Cementerio que también requiere mejoras en barandas, aceras, jardinerías y alumbrado público.

En una reunión de los líderes de vecinos de la parroquia Santa Rosalía, esta semana se acordó redactar un informe donde se identificarán los sectores con fallas estructurales y con problemas en el funcionamiento de servicios públicos.

"Por la avenida Nueva Granada hay calles averiadas desde el edificio del Inces hasta el sector El Peaje. También tenemos fallas con el suministro de agua potable en el sector Primero de Mayo y un bote de aguas negras que generan contaminación a lo largo de la avenida Roosevelt", denuncia Martínez.

Hermes Gudiño, dirigente social y vecino desde hace 46 años de la parroquia Santa Rosalía, indica por su parte que los planes de seguridad en la zona funcionan solo hasta mediodía. "Es un problema de continuidad y de ampliación de las políticas de seguridad y de tránsito en una parroquia muy congestionada y azotada por motorizados delincuentes", enfatiza Gudiño.

Considera que la desmejora de la calidad de vida en Santa Rosalía también se debe al desacierto en las políticas públicas para que se regularice el servicio de aseo urbano en Prado de María, Los Rosales y en Las Flores de Puente Hierro.

"No se ven los camiones recolectores de basura. Algunos vecinos pagan a funcionarios de Supra Caracas para que retiren la basura de las calles. Incluso la que hoy genera contaminación en el bulevar César Rengifo", asegura Gudiño.

Ellirda Martínez, líder vecinal de El Cementerio, cuenta que a la fallas estructurales se suman las deficiencias en vías internas y externas del Cementerio General del Sur. "Hay grandes huecos, poca limpieza, drenajes tapados y asaltos a cualquier hora".

La líder vecinal de El Cementerio relata que los vecinos optaron por instalar cables y bombillos improvisados para alumbrar las calles que volvieron a tomar los buhoneros. "Hay muchos ataques hacia los buhoneros. Se colocan en el bulevar César Rengifo. Otros pagan a la Policía de Libertador para que los dejen vender frutas en Prado de María. Pasan todos los sábados a cobrar".

Agrega que por múltiples fallas en el consejo comunal los vecinos se reorganizan para recuperar sus espacios públicos y resolver sus problemas.

Fuente: El Universal
Fecha: 17-07-2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada