lunes, 19 de agosto de 2013

Escasez de viviendas incrementa el alquiler de habitaciones


José Luis Salazar hace ejercicios todos los días antes del almuerzo en la máquina multifuerza que tiene en su habitación. Cumplió seis años viviendo en ese espacio de 8 x 5 metros, pues no ha podido lograr el desalojo de la inquilina que alquilaba su apartamento antes de que él lo comprara.
"Cuando el dueño del inmueble me vendió el apartamento me explicó que le había notificado a la inquilina que no le renovaría el contrato. Acepté las condiciones, y desde que finalizó la prórroga no he podido negociar con la mujer que, hasta los momentos, no me ha pagado ni un centavo por vivir allí", relata.
La situación de Salazar, de 43 años de edad, es representativa de quienes pese a tener una vivienda, no pueden habitarla porque no logran llegar a acuerdo con los arrendatarios. La Red de Propietarios maneja 830 casos de dueños de inmuebles que afrontan un problema similar. La presidente de la organización, María Elena Navarro, afirma que de todos los casos que ha manejado la red sólo se han resuelto 38.
"Esos casos se han solucionado porque hemos logrado la conciliación entre propietarios e inquilinos. Actualmente hay 14.000 sentencias similares por ejecutar. El problema es que cuando las ejecutan, no pueden desalojar a los inquilinos porque no hay refugios disponibles para llevarlos", advierte.
En el cuarto de Salazar, pese a no ser muy espacioso, están todos los objetos que le permiten desarrollar sus actividades. Además de los aparatos para hacer su rutina de ejercicios, tiene una cava en la que guarda alimentos, plancha, practica su religión, lee y ve televisión. El hombre se organizó para ahorrar costos.
Salazar trabaja como fisioterapeuta, pero los ingresos no le permiten costear el alquiler de un apartamento. "Tengo la suerte de que aquí pago 800 bolívares porque estoy en casa de unos amigos. Pero todos los meses pago al banco el crédito del apartamento, que son 500 bolívares, más el condominio que son más de 400, y en comida y artículos personales gasto más de 3.000 bolívares. Eso sin incluir los gastos que me originan los procesos en tribunales", expresó.
15 años en habitación ajena. Joandelis Folch cumplió 15 años viviendo en habitaciones que no superan los 10 metros cuadrados. A los 17 años de edad se fue de su casa para estudiar Comunicación Social en Maracay. Después de graduarse y trabajar en Aragua, decidió mudarse a Caracas.
En 7 años, la periodista ha vivido en 4 habitaciones de varios sectores de la ciudad. En noviembre de 2012 compró junto con su novio un apartamento, que aún no han podido ocupar porque la obra no está completa. Los altos costos de los alquileres tampoco le han permitido instalarse en otro sitio con su pareja.
"Tengo casi la mitad de mi vida viviendo en una habitación. Lamentablemente, mientras está listo el apartamento, mi novio y yo no nos podemos mudar juntos y por eso esperamos con sacrificio tener nuestra casa a finales de año. Mientras, sigo pagando 2.500 bolívares por la habitación. Además de los gastos que me origina vivir en casa ajena, no puedo invertir en mi hogar", dijo.
Para Folch, vivir en una habitación alquilada supone gran cantidad de limitantes: "Saber que estás en cuatro paredes que no son tuyas no te permiten sentir ese calor de hogar. Aunque tengo derecho a cocinar, muchas veces no lo hago porque cuando llego el dueño de la casa está durmiendo y es incómodo cocinar en una casa en la que las ollas y cubiertos no son tuyos. Por eso a veces como en la calle o en la casa de mi novio".
El costo de la independencia. La periodista Adriana Chirinos está por cumplir 9 meses viviendo en una habitación en El Cafetal. En noviembre de 2012 se vino desde la casa de sus padres, en Valencia, a estudiar una maestría en Ciencias Políticas y trabajar en la capital. Aunque paga 3.500 bolívares por vivir en una habitación que mide 10 metros, la joven considera que ha tenido suerte pues se siente como en su hogar.
"Tengo baño privado y derecho a todo. La dueña es como una madre para mí y para las otras 5 muchachas que están alquiladas allí. Mensualmente pago la habitación y, aproximadamente, 1.500 bolívares para la comida y mis artículos personales. Si llego a necesitarla, pediré ayuda a mis padres, pero la idea de venir a Caracas fue independizarme", dijo.
Bajo cuerda
El presidente de la Cámara Inmobiliaria Metropolitana, Aquiles Martini Pietri,afirma que la escasez de inmuebles obliga a adaptarse a vivir en espacios más pequeños: "El problema de la falta de vivienda y los costos de compra y de alquileres traen como consecuencia que la gente alquile habitaciones o anexos o viva junto con muchas personas en áreas reducidas o en un cuarto". Explicó que, de acuerdo con un estudio realizado por la asociación, la oferta de venta de apartamentos en el Área Metropolitana de Caracas en el transcurso de los primeros seis meses mostró una tendencia decreciente que se puede entender por la baja oferta de apartamentos nuevos que impacta de manera directa en el mercado.
De acuerdo con un estudio realizado por la asociación, la oferta de ventas de apartamentos en el Área Metropolitana de Caracas en el transcurso de los primeros seis meses mostró una tendencia decreciente que se puede entender por la baja oferta de apartamentos nuevos que incide de manera directa en el mercado.
La contracción de la oferta pública de viviendas en el primer semestre es de 15%, lo que significa un decrecimiento aproximado de 2,8% intermensual.
En relación con los alquileres bajo cuerda, el presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela considera que los precios se han incrementado debido a las imposiciones de la Ley de Arrendamiento. "La posibilidad de que alguien arriende una vivienda no existe y se ven esas arbitrariedades de propietarios que hacen contratos informales que conllevan a la anarquía. En días pasados mataron a una mujer y a su hija porque intentaron cobrar el alquiler de la vivienda", precisó.
Las Cifras
90% se contrajo el mercado de alquiler de viviendas en el primer semestre de 2013, de acuerdo con cálculos de la Asociación de Propietarios de Inmuebles Urbanos.
325.000 familias se inscribieron en la Misión Vivienda para solicitar un inmueble, informó el ministro para la Transformación Revolucionaria de Caracas, Francisco Sesto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada