viernes, 20 de septiembre de 2013

Cómo hacer invisible un rascacielos


¿Se puede hacer desaparecer un rascacielos de 450 metros de altura? Sí, se puede, o al menos eso es a lo que aspiran el estudio arquitectura californiano GDS y el gobierno surcoreano con la construcción de la torre Infinity.

La torre, que una vez finalizado se encontrará entre los 10 edificios más altas del mundo, será el eje de una nueva zona de ocio próxima al aeropuerto de Seúl, el Yongsan International Business Center.

Según explica propio el estudio GDS, la torre podrá volverse invisible a gusto de sus propietarios gracias a un complejo sistema de vídeo que combina la grabación y la reproducción en tiempo real.

Haciendo uso de un sistema de ajuste panorámico de la imagen, captada por tres cámaras colocadas en cada una de las seis caras del rascacielos, ésta se proyecta en tres baterías con 500 pantallas LED cada una, logrando así que el edificio 'desaparezca'.

Esta ilusión óptica permite reproducir, ajustado y en tiempo real, lo que graban las cámaras de los otros lados del edificio para 'engañar' al ojo humano proyectando lo que vería si el rascacielos no estuviese ahí. Para lograr este fin, la torre utiliza, a una dimensión mucho mayor, el mismo principio de invisibilidad que presentó la universidad de Rochester con un juego de pantallas y espejos.

Por su singular envergadura, esta torre se convertirá en toda una referencia visual en la ciudad asiática que, normalmente, podrá verse desde kilómetros de distancia, siempre y cuando su sistema de camuflaje no se encuentre activado.

A pesar de que el proyecto llevaba desde el año 2011 sobre la mesa, no fue hasta el verano del año 2013 cuando las autoridades urbanísticas de Corea del Sur dieron luz verde a este desarrollo. El proyecto íntegro, que comprende el rascacielos y otros edificios cristalinos de menores dimensiones, no tiene acordada una fecha de finalización.

El complejo de ocio en el que se alojará la torre contará con varios salones de bodas, jardines, restaurantes, un parque acuático, una montaña rusa, un teatro e, incluso, el tercer mirador más alto del mundo con unas vistas privilegiadas al tráfico aéreo del aeropuerto de Incheon, que siempre detectará este rascacielos, a fin de impedir accidentes.

"En lugar de simbolizar nuestra importancia como otra de las torres más altas y mejores del mundo, nuestra idea intenta proporcionar la primera torre invisible mostrando la tecnología coreana mientras animamos a un proceso narrativo más global", comentan desde el estudio de arquitectura GDS. Según explican sus diseñadores, el objetivo era hacer una metáfora sobre la situación del país asiático en el mundo, fuerte pero sin una posición especialmente notoria.

Fuente: elmundo.es
Fecha: 19-09-2013


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada