lunes, 16 de septiembre de 2013

Créditos resultan insuficientes ante altos precios de las viviendas


Ariana González y su esposo tenían previsto comprar una vivienda y luego de conseguir la casa, iniciaron el proceso de búsqueda de información sobre el crédito máximo que podían recibir, pero la meta se truncó cuando el propietario del inmueble en pocas semanas les anunció que subiría el precio de venta del apartamento y ya ni los ahorros, ni el crédito alcanzaban para comprar.

En el mercado de vivienda, especialmente en el secundario, los precios de las unidades se han disparado, y según cálculos de los inmobiliarios, cada mes se ajustan 16%. En ese incremento incide la percepción de los propietarios, quienes al momento de realizar las ventas están usando como referencia el mercado paralelo.

Ante los elevados precios de las viviendas, los créditos terminan siendo insuficientes, y dependiendo de los costos de los inmuebles, los financiamientos pueden cubrir apenas un tercio del valor de las casas.

La estructura de préstamos hipotecarios contempla tasas sociales y subsidios directos para las familias que ganan hasta cuatro salarios mínimos, y si bien las condiciones son favorables, en ocasiones resultan limitadas ante el comportamiento que tiene el mercado.

Si una familia quiere comprar una vivienda en el Área Metropolitana de Caracas y en una zona como La Candelaria se encuentra con que el precio de un apartamento puede estar en promedio en 2,8 millones de bolívares, pero la entidad máximo le puede prestar por la vía de la gaveta hipotecaria cerca de 950.000 bolívares, por lo tanto, para adquirir la unidad requiere de manera adicional 1,9 millones de bolívares.

Si la opción es Altamira el precio medio de un apartamento puede estar en 14 millones de bolívares, de manera que se requiere de un complemento de 13 millones de bolívares, debido a que el préstamo más alto que se da es 950.000 bolívares.

En otras zonas como Caricuao la situación no cambia. El costo de una vivienda está por el orden de los 1,9 millones de bolívares y si una familia recibe el préstamo máximo de 950.000 bolívares, necesita de 900.000 bolívares adicionales.

Aquellos que quieren comprar una solución habitacional, no solo tienen que gestionar un crédito también deben recurrir a los ahorros disponibles, solicitar adelantos de prestaciones sociales y hasta aguardar por las utilidades para cubrir el costo de la casa.

El director de Datanálisis, Luis Vicente León, señala que en la adquisición de una vivienda impactan los altos precios y la caída en términos reales que ha tenido el ingreso familiar y que ha estado entre 4 y 5%.

Y más allá del deterioro del ingreso, comenta que en el mercado los precios de los inmuebles suben porque no hay un crecimiento de la oferta por los riesgos legales y las restricciones de insumos .

En ese contexto, explica que por ejemplo "en el mercado de oficinas hay una baja oferta, pero las empresas tienen una gran cantidad de bolívares que invierten en inmuebles al precio que sea, y la situación que se registra en ese segmento termina arrastrando la vivienda (en el mercado secundario)".

Añade que "la demanda de vivienda está disparada y ello altera más los precios y la vivienda se hace inaccesible".

El director de la firma expresa que para ampliar la oferta "el Gobierno ha sido muy intenso en la producción de casas, sin embargo el déficit habitacional sigue siendo alto".

Fuente: El Universal
Fecha: 16-09-2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada