lunes, 21 de octubre de 2013

Mercado de alquiler de habitaciones cayó 98%



La cartera de Juliana Gutiérrez rebosa de avisos clasificados de periódicos. Lleva dos meses buscando una habitación para alquilar y perdió la cuenta de a cuántas personas ha llamado para ver si encuentra casa. "Ya lo estoy tomando como una señal: esta ciudad no me quiere aquí, literalmente la ciudad y el país me expulsan", dice ya cansada.  

La travesía de Juliana empezó en agosto, cuando regresó de Madrid luego de haberse ganado una beca para un curso de seis meses. "Entregué mi anexo en El Paraíso en enero y estaba consciente de que cuando regresara me iba a salir más caro el alquiler, pero no pensé que tanto, ni que simplemente no encontraría alternativas". 

La travesía de buscar cuartos en alquiler empieza con revisar los clasificados y descartar los que especifican el género. En el caso de Juliana, la mitad de las opciones se obvian por ser ofertas para caballeros. Pero también hay otros factores que limitan la búsqueda. 

"He llamado a sitios donde me han dicho que solo alquilan a abogados o ingenieros, en otros que solo a ejecutivos de trasnacionales, estudiantes o personas que trabajen todo el día. Si ves el periódico también encuentras opciones solo para homosexuales y otras para haitianos. La semana pasada llamé a una mujer que me dijo que solo alquilaba a cristianas porque no se puede ser buena persona si no se es cristiana", contó. 

La Ley para la Regularización y Control del Arrendamiento de Viviendas, vigente desde 2011, establece que la discriminación por sexo, credo o raza es ilegal. Sin embargo, los alquileres para mujeres escasean por el temor a que sea más difícil desalojar a una mujer que a un hombre. 

A ese primer obstáculo se le suma el costo, pues en Caracas se consiguen ofertas de alquiler de habitaciones en Los Flores de Catia y Parque Central por Bs 1.500, Bs 2 mil en CochePlaza SucreMaternidad y San Martín (Bs 2 mil 500), MontalbánAltagracia y El Paraíso, (Bs 3 mil), Plaza VenezuelaEl LlanitoEl Cafetal Macaracuay (Bs 4 mil 500), Los Palos GrandesLa Trinidad yTerrazas del Club Hípico (desde Bs 5 mil y hasta Bs 7 mil).  

Las ofertas que son inferiores a Bs 3 mil mensuales corresponden a habitaciones compartidas. La mayoría permiten cocinar y lavar. 

El pago de tres meses de depósito y tres por adelantado requiere que el inquilino disponga de un promedio de entre Bs 15 mil y 30 mil, dependiendo del canon. 

Ronald Duque, usuario de la sección Date Ahí de ÚN, aseveró que no es posible que para alquilar una habitación se le exija al inquilino depositar tres meses de adelanto y tres de alquiler, ya que no todo el mundo dispone de Bs 30 mil para efectuar esa transacción. 

En las ofertas verificadas por Últimas Noticias solo uno de los arrendatarios exigió la firma de un contrato por seis meses para alquilar la habitación, que puede ser prorrogable por otros seis meses. 

El arrendatario alertó a las damas de que tengan cuidado con los estafadores, debido a que hay dueños de inmuebles que exigen el depósito de tres o más meses de alquiler y luego de efectuar el pago "se esfuman". 

No hay techo. La dificultad para encontrar vivienda en Caracas se debe, según los expertos, a la escasa oferta de unidades habitacionales y por el temor de los dueños de inmuebles a la Ley de Arrendamiento. 

"Hay un déficit de 2 millones de unidades habitacionales y a eso se le suma que hoy la gente no quiere alquilar porque teme que no pueda recuperar la vivienda, ya que hay leyes que prohíben el desalojo por las razones que sean", indica Aquiles Martini, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela. 
Raimundo Orta, director de la Asociación de Propietarios de Inmuebles Urbanos (Apiur), expresó que la escasez de viviendas en Caracas se agravó a raíz de la Ley de Control de Arrendamiento, debido a que el procedimiento para desalojar es muy complicado. 

A su juicio, esta ley le dio excesiva protección a los inquilinos y total desamparo a los propietarios, "con lo cual asesinaron el alquiler de inmuebles". Aunque no hay cifras oficiales, estiman que el mercado de las habitaciones ha disminuido 98% desde la aplicación de la Ley de Arrendamientos en 2011. 

Requisitos arbitrarios. Martini ha referido que la mayoría de los alquileres de apartamentos y casas en Venezuela se hace "bajo cuerda", sin la regulación de Sunavi. En el caso de las habitaciones, aunque no hay una ley que regule los precios, las irregularidades se muestran en los requisitos para negociar el alquiler. 

"Me han pedido hasta mil bolívares por mostrarme la habitación, que debo estar afiliada a una inmobiliaria e incluso una vez me pidieron que les depositara en una cuenta Bs 1.500 para enviarme por correo las fotos de la habitación. Si me decidía a alquilar, me lo descontaban del mes de comisión que me pedían", contó Juliana, quien ha vivido hasta ahora de la solidaridad de sus amigos, que la han alojado en el "sofá" de la casa.

Añadió que en ocasiones se ha sentido en un reality show: "Me han pedido carta de trabajo, extracto de mi cuenta bancaria, cédula y referencias personales. Todo para luego decirme que tienen otras 10 personas interesadas, que harán una preselección y luego decidirán si les caigo bien".
Al respecto, Orta aseveró que es ilegal cobrarle a alguien por ver una habitación: "Es una estafa derivada de la escasez de vivienda que ocasiona abusos". 

El contrato es esencial. José Betancourt, director de Relaciones Comunitarias de Polimiranda, refirió que un alquiler no se puede efectuar de modo informal, sino que debe ir sustentado por un documento notariado que especifique la transacción, el tipo de vivienda a arrendar, su uso y las condiciones del alquiler. 

"Es importante hacer ver a la gente que no puede alquilar una habitación o ceder un espacio de su inmueble, sin un documento escrito que establezca un tiempo prudencial para desalojar la vivienda", acotó. 

Jennyfer Bello, jefa de la Clínica Jurídica de la UCV, refirió que aunque el contrato verbal es tan válido como el escrito de tipo privado -entre las partes-, lo preferible es que este sea firmado ante un notario, porque tiene mayor valor "desde el punto de vista probatorio" y permite regular la relación entre arrendatario e inquilino.

La abogada informó que, cuando el contrato se hace de forma verbal, ambas partes deben regirse por la legislación vigente. 

Desalojos ilegales. Erick Materano, coordinador de Atención a la Víctima de la Policía de Chacao, informó que a toda persona que le pidan desalojar está amparada por la ley. 

Dijo que la competencia de la policía en los temas de inquilinato es limitada y solo actúan cuando se presentan desalojos ordenados por un tribunal, alteraciones del orden público con delitos conexos como lesiones, violencia verbal y psicológica, acoso, hostigamiento y hurto. Si los delitos son cometidos contra las mujeres, estas cuentan con la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. 

Explicó que el órgano encargado del tema es la Superintendencia de Arrendamiento Inmobiliario, aunque también pueden acudir a la Defensoría del Pueblo y los jueces de paz de su localidad, en busca de apoyo.

Betancourt explicó que, en caso de que el arrendatario necesite la desocupación de su inmueble, es importante buscar la conciliación y permitir que el inquilino tenga el chance de mudarse.

Maleteados. Aunque la mayoría de los que buscan habitación suelen ser estudiantes que vienen del interior del país, que no tienen familiares en Caracas, también se presenta el caso de profesionales que ante la imposibilidad de costear el alquiler de un apartamento completo, deciden rentar una habitación.

"Tengo 32 años y no puedo vivir de acuerdo con mi edad, sino arrimada en un cuarto. No tengo chance de montar mi hogar porque no se puede, no hay plata ni apartamento para eso", dijo Juliana. 

Por su parte, Ariana Briceño es un caso similar. Vivió dos años y medio en Caracas y hace dos meses decidió aceptar una oferta laboral en Trujillo, porque el sueldo no le alcanzaba. Caracas significaba crecimiento profesional, pero imposibilidad de ahorro. 

Al respecto, Yorelis Acosta, psicóloga social y docente de la UCV, indicó que las personas que pasan por esta situación están inmersas en un cuadro de indefensión aprendida, que se produce cuando "tienes proyectos y enfocas toda tu energía en el diseño de estrategias y no puedes alcanzar la meta porque te pasan cosas totalmente adversas a pesar de los esfuerzos que haces para lograr tu meta". 

La psicóloga refirió que esta situación afecta a los involucrados a nivel motivacional, cognitivo, emocional y físico, porque el organismo no responde favorablemente a ese estado de tristeza. 

Sugirió a los que sufran esta situación que busquen ayuda especializada para manejar herramientas que les permitan superar el trance. 
Fecha: 14-10-2013
Fuente: Últimas Noticias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada