viernes, 11 de octubre de 2013

Urbanizaciones se unen para enfrentar el plan San Antonio


Los primeros contactos entre los vecinos de La Boyera y otras urbanizaciones del sureste nacieron cuando en esta urbanización se planteó la posibilidad de construir una clínica, iniciativa que fue enfrentada con fuerza por la comunidad.

Cuando recientemente se abrió la consulta pública en torno al PDUL (Plan de Desarrollo Urbano Local), todos estos contactos entre vecinos de diferentes sectores volvieron a retomarse, y ahora, cuando se anunció que el plan especial San Antonio (que afecta a unas 32 hectáreas entre El Cigarral y Los Naranjos) se había aprobado en primera discusión, ya son más de 20 urbanizaciones las que han formado un frente común desde el que se plantean múltiples objeciones al mismo.

A Emigdio Pino (de la urbanización Los Pinos) le causa mucha suspicacia que en el último trimestre de gestión la Cámara Municipal esté intentando la aprobación no solo del PDUL sino de este plan que provocaría el desarrollo desmedido de estos terrenos.

Edgar Sahmkow, vecino de La Boyera, explica que según la ley los planes especiales se promulgan para la ordenación y mejoramiento de algunos sectores en particular, pero que el sector afectado por este plan no cumple con ninguno de los requisitos previstos: no es un área de conservación, ni de interés turístico o paisajístico, ni asentamiento no controlado ni un área de urbanización progresiva. Además critica otros hechos irregulares, como que la consulta pública se hizo cuando el plan no estaba completo (solo se sometió a consulta la memoria descriptiva) y no fue enviado al Ministerio de Transporte Terrestre ni nació de la autoridad urbana local sino de un particular.

A Xiomara Monagas de Quintero (Los Naranjos) le preocupa en particular este último aspecto, pues teme que detrás de este plan estén los dueños de estos terrenos y las grandes urbanizadoras. Sobre unas áreas que hoy tienen zonificación educacional y residencial de baja y mediana densidad se podrán construir edificios de apartamentos (curiosamente justo en las áreas con mayor pendiente, ahí donde está la vía de El Seminario, cerrada por derribo hace dos años) y una franja comercial de usos mixtos a ambos lados de la vía de El Seminario con comercios, oficinas, consultorios y clínicas, cines, macrotiendas y hasta una zona industrial.

Los vecinos ya pidieron un derecho de palabra ante la Cámara Municipal para plantear todas estas objeciones ante los concejales, pero el mismo no les fue concedido, lo que terminó de activar sus alarmas y suspicacias. Incluso comentan que cuando le hablaron sobre este plan a la alcaldesa Myriam Do Nascimento, ella dijo que eso era una iniciativa de la C´amara, que ella no tenía nada que ver con ese "mamotreto".

Desde este frente común, vecinos de más de 20 urbanizaciones del sureste seguirán su lucha para evitar la aprobación final de este plan.

Fuente: El Universal
Fecha: 07-10-2013


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada