miércoles, 6 de noviembre de 2013

¿Busca su bienestar integral? Cambie su filosofía frente a lo positivo



Muchos son los especialistas que coinciden en que las emociones positivas son las que garantizan el bienestar, pero ¿cómo modificamos nuestro cerebro para logra esto? Fácil, a través de la neuroplasticidad.
La neuroplasticidad no es otra cosa que la capacidad que tiene el cerebro humano de formar nuevas conexiones nerviosas a lo largo de la vida, si a esto se le agrega una visión positiva y especialmente realista del día a día se podrá conseguir lo que los expertos llaman “el cerebro feliz”, la llave del bienestar, la tranquilidad y la confianza personal.
Richard J. Davidson, profesor de la Universidad de Wisconsin-Madison, ha explicado en repetidas ocasiones cómo diferentes prácticas, como la meditación y la música, pueden modificar la estructura de nuestro cerebro y de esa manera cambiar nuestro carácter o nuestras habilidades.
Por su parte, el doctor Rick Hanson, autor de “Cerebro de Buda: la neurociencia de la felicidad, el amor y la sabiduría”, defiende la tesis de que aunque estamos programados para centrarnos en lo negativo, está en nuestra mano cambiar los procesos mentales para darle más importancia a los aspectos y acontecimientos positivos de nuestra vida.
Llevando la contraria a diferentes estudios evolutivos, Hanson parte de la idea de que como animales solemos centrarnos más en lo negativo que en lo positivo, con el objetivo de adaptarnos al medio: “Para ayudar a nuestros ancestros a sobrevivir, el cerebro desarrolló un sesgo negativo que hace que esté menos inclinado a aprender de las experiencias positivas, pero que sea más eficiente a la hora de aprender de las negativas”.
Sin embargo, hay solución, afirma Hanson: si nos concentramos en las cosas buenas de nuestra vida, nuestro cerebro comenzará a activarse en aquellas zonas relacionadas con ellas, por lo que en el futuro tendremos una mayor facilidad para apreciar los acontecimientos positivos de la existencia.
Debido a que los acontecimientos positivos no nos ayudan a sobrevivir, suelen ser eliminados de nuestro recuerdo después de pasar por la memoria a corto plazo. Por el contrario, el dolor, la angustia o el miedo son sentimientos tan fuertes que contribuyen a hacer que los acontecimientos negativos se trasladen de la memoria a corto plazo a la memoria a largo plazo.
Para evitarlo esta situación, Hanson recalca la importancia de hablar de las cosas buenas, por su puesto, no se trata de evitar los acontecimientos negativos sino de tomar otra filosofía frente a lo positivo.

Caracas, 29 de octubre. Noticias24

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada