martes, 17 de diciembre de 2013

Recomiendan subir tope de préstamos para facilitar compra de vivienda

El informe que envió la Cámara Inmobiliaria de Venezuela (CIV) a las autoridades del Órgano Superior de la Economía, por petición del ministro de Vivienda Ricardo Molina, detalla una serie de recomendaciones que servirán de base para que Gobierno y empresarios evalúan las causas de la subida de precios en los inmuebles usados (mercado secundario) y en consecuencia busquen fórmulas para sincerar los costos.

Aquiles Martini, presidente de la Cámara Inmobiliaria explicó a El Mundo Economía y Negocios, que en el documento enfatizaron la necesidad de revisar la política de otorgamiento de créditos hipotecarios dirigidos al mercado secundario. “Se debe revisar la política de financiamientos para darle mayor facilidad a la gente de usar el Fondo de Ahorro Obligatorio de Vivienda (Faov), y que el préstamo que otorga el banco, le de mayor holgura para adquirir una vivienda”.

Martini argumentó que con un tope máximo de 350 mil bolívares que otorgan las instituciones financieras, para comprar casa por Faov, son pocas las familias que pueden comprar, pues los precios de las unidades están muy por encima de este tope.

Dijo que al ampliar los topes se permite que mayor cantidad de personas accedan a préstamos, se incrementa la oferta de casas usadas y los precios tienden a bajar.

Justificó que los propietarios suben los precios de sus casas usadas para protegerse de la inflación.

Aquiles Martini, presidente de la Cámara Inmobiliaria explicó que en el informe plantean fundamentalmente que se deben atacar las causas que pueden estimular a que los propietarios de viviendas suban precios de los inmuebles de segunda mano.
“Lo primero que le hicimos saber al Gobierno, es que cada quien sube el precio a su casa de acuerdo a como está viendo el mercado de oferta y demanda en la compra de viviendas”.

Martini, quien insiste en que están dispuestos a colaborar con el diagnóstico que están elaborando conjuntamente con el Gobierno, destaca “que primero deben entender que los precios de las viviendas no se pueden controlar ni regular, pero sí es perfectible buscar salidas para estimular la sinceración de los precios de las viviendas”. Precisó que para ello se deben tomar medidas como incrementar el tope para los créditos hipotecarios.

“Las personas se protegen y buscan mantener valorizados sus inmuebles, algo que es muy válido porque se protegen de la inflación y no bajan el valor de su vivienda, que en muchos casos, es su único patrimonio”.

Reconoció que el valor de los inmuebles usados se ha incrementado, pues “son las personas, los particulares quienes fijan esos precios. Ellos observan el mercado, ven que todo sube hay inflación y se protegen en caso que tengan que poner en venta su vivienda”.

El presidente del gremio inmobiliario subraya que hay causas de fondo, que terceros no pueden controlar en una negociación de carácter privado, de compra-venta entre particulares.

Resaltó que un punto que detallan en el informe es que al haber menor oferta de casas nuevas, del mercado primario, los precios de las viviendas usadas tienden a subir. “Es una relación natural del mercado”, sentenció.

Otras recomendaciones

El documento que envió la Cámara Inmobiliaria al ministro de Vivienda destaca que se debe ajustar el precio referencial de las unidades del programa del Gobierno 0800mihogar, destinado a la clase media.

En este programa donde intervienen constructores privados, el costo de producción de una vivienda nueva es de alrededor de 500 mil bolívares.

En este sentido, Aquiles Martini explicó que ese precio es irreal para los constructores, tienen dificultades para acceder a las materias primas, como cemento y cabillas, y si las adquieren es con sobreprecio.

Señaló que de lograr un ajuste con el precio de referencia los constructores estarían en capacidad de iniciar de forma inmediata 50 mil viviendas.

De esta manera, según lo detalla el informe que preparó la Cámara Inmobiliaria, se estimula la construcción del mercado primario, algo que contribuirá a bajar los precios de los inmuebles usados. “Se debe estimular la producción en el mercado primario, eso apunta en la disminución de la presión en los precios de las viviendas usadas”.

Reitera que al haber menos casas nuevas la demanda se dirige hacia las casas de segunda mano “y como también hay poca oferta en este sector, entonces suben los precios”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada