martes, 7 de enero de 2014

Cinco errores a evitar si estás vendiendo tu vivienda



La actual situación del mercado inmobiliario hace que vender una vivienda no sea una tarea fácil. El grifo de la financiación no alcanza para comprar, los precios suben de forma constante, pero todavía no se sabe cuándo llegarán al tope, los compradores que disponen de liquidez son conscientes de su capacidad negociadora y la gran oferta de inmuebles en venta hace que destacar sobre el resto sea ciertamente complicado.

No obstante, se siguen vendiendo y comprando viviendas. Para formar parte de ese porcentaje, los propietarios tienen que volcarse más que nunca con la labor de venta.

Entre otras cosas, deben evitar caer en cinco errores comunes a la hora de vender una casa:

No tomarse en serio al primer interesado

La mayoría de las veces, el primer interesado en comprar la vivienda es el mejor comprador. En general, el comprador potencial que hace la primera oferta está muy dispuesto a hacer negocios. La primera oferta tal vez pueda ser más baja de lo que al vendedor le gustaría, pero para eso están las negociaciones.

Muchos vendedores toman la decisión de esperar a que lleguen mejores ofertas, pero cuando muchos inmuebles pasan demasiado tiempo en el mercado es porque el propietario no se tomó suficientemente en serio aquella primera oferta que recibió. A estas alturas, aquel posible comprador ya ha adquirido otra vivienda.

No arreglar pequeñas averías

¿Grifos que gotean? ¿Una ventana que no cierra bien? ¿Alguna cañería que desprende olores? Antes de poner a la venta una casa hay que hacer una pequeña inversión en tiempo y dinero para hacer que la vivienda esté completamente libre de estas pequeñas molestias.

Los compradores también son personas ocupadas y no quieren encontrarse en la situación de tener que acometer pequeñas reformas o tareas de mantenimiento tras comprar una vivienda. Al contrario, lo que harán al detectar estos fallos será hacer una oferta económica inferior y pedir al propietario que corra con los gastos.

En lugar de llegar a una situación así, es recomendable invertir un poco de dinero por adelantado o hacer el trabajo uno mismo para solventar estos pequeños problemas. La casa se venderá más rápido y lo más probable es que el vendedor recupere la inversión realizada e incluso más.

Hacer cambios muy personales en la vivienda

En muchas ocasiones, los propietarios de una vivienda caen en la tentación de redecorar o reformar su casa para que refleje sus gustos más personales y particulares. Cuando se ha decidido que esa casa es en la que se va a vivir para siempre estas decisiones son perfectas, pero cuando no se sabe si se va a querer vender el inmueble en el futuro, entonces es una de las peores decisiones que se pueden tomar. En ningún sitio está escrito que nuestros gustos sean los gustos de los posibles compradores de nuestra vivienda, más bien suele ocurrir todo lo contrario.

Por lo tanto, hay que pensar muy cuidadosamente acerca de cualquier reforma de la vivienda antes de venderla. La mayoría de los compradores esperan darle un toque personal a la casa tras comprarla, mejor que no lo hagamos por ellos.

Poner un precio demasiado alto

Con una situación como la actual, poner un precio demasiado alto no es una estrategia acertada para atraer personas interesadas en nuestra vivienda. Los compradores actuales están bien informados y conocen la situación y los precios de mercado de los barrios en los que buscan una vivienda. Con un precio muy elevado, la vivienda en cuestión está condenada a permanecer mucho tiempo en el mercado, alejando a posibles interesados, que pueden pensar que si está tanto tiempo sin venderse "por algo será".

Además, hay que tener en cuenta que con un mercado en el que los precios no dejan de bajar, es probable que muchos propietarios que tienen sus viviendas a la venta se vean obligados a bajar un poco más los precios de salida, aunque estos no estén por encima de la media del mercado.

Si el precio está ajustado desde el principio, las probabilidades de vender son mucho más altas que si se puso un precio muy alto que se va reduciendo poco a poco en sucesivas revisiones.

No tener suficiente visibilidad

En un mercado con poco movimiento como el actual, una gran mayoría de los posibles compradores de vivienda pasan mucho tiempo buscando buenas ofertas online. Si la casa en venta tiene un precio adecuado y suficiente visibilidad online, las oportunidades de venderla son mayores que si nos dedicamos a enseñarla a los interesados tan sólo algunas horas al día y ciertos días a la semana.

Un vendedor interesado en vender su casa de la forma más rápida posible tiene que darle al inmueble toda la visibilidad posible. Y esto significa combinar todas las opciones, que por supuesto no son excluyentes. Mostrar la vivienda en portales especializados tiene que combinarse con aceptar todas las visitas físicas que sea posible. No estar disponible para enseñar la casa en muchas ocasiones emite un mensaje negativo a los compradores.

Además, hay que estar siempre listo para enseñar la casa y que ésta siempre esté preparada para recibir la visita de posibles compradores.

Los mercados cambian y los compradores y vendedores tienen que adaptarse a estos cambios. En un momento de gran dificultad para el mercado inmobiliario hay que estar atento de no cometer estos errores habituales.

Fuente: Eldiadigital.es
Fecha: 06-01-2014


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada