lunes, 12 de mayo de 2014

10 razones por las que no se vende tu casa

1. El precio
Mientras más justo y cercano sea el precio al valor real de su propiedad, más probabilidades hay de vender. Ponerla a sobre precio es uno de los errores más comunes. Puede que tu vivienda tenga un valor incalculable para ti desde el punto de vista emocional, pero al momento de vender, eso no cuenta.
2. La poca disponibilidad para mostrarla
No es fácil sacrificar los domingos, o días especiales para enseñar tu casa, pero los compradores pueden aparecer en el momento que menos te lo esperas. Debes hacer el esfuerzo por estar disponible la mayor parte del tiempo o facilitar la entrada a tu agente inmobiliario.
3. Poca flexibilidad para negociar de tu parte
Aun con el precio adecuado, la mayoría de los compradores querrán negociar, es decir te harán ofertas. Si des del principio dices que el precio es firme y no estás dispuesto a negociar, reduces tus probabilidades de vender.
4. Problemas visibles
A veces pequeños detalles hacen lucir tu casa descuidada y tienen un impacto negativo en posibles compradores. Goteras, grietas, basura, sucio, paredes manchadas o mal pintadas y puertas de armarios rotas..... son algunas de las cosas que puedes mejorar para que tu casa luzca mejor ante los visitantes.
5. Problemas en la inspección
Si la vivienda tiene vicios ocultos o problemas estructurales, no se verán a simple vista pero un inspector alertará a los compradores. No quiere decir que una casa con problemas no se venda, pero lo usual es que te pida volver a negociar las condiciones de la venta, incluyendo disminución de precio o que hagas reparaciones.
6. Ofertas muy bajas
¿Te parece muy justo el precio de tu casa? No te sorprendas si los compradores te hacen una oferta que encuentras ridícula. Se ha regado la voz de que estamos en época de oportunidades y hay clientes que simplemente dicen una cantidad para saber qué pasa. No te ofendas ni lo tomes personal, puedes hacer una contra oferta.
7. La casa no luce atractiva
Es difícil que te des cuenta tú mismo, pero si te preguntas, qué tiene tu casa que no gusta a los visitantes, como piensas que debería ser, consulta tu agente inmobiliario o un experto , una técnica que sacará a relucir los mejores atributos de tu casa.
8. Problemas visibles en la comunidad
Podrías tener tu casa muy bonita, pero si para llegar a ella hay calles llenas de basura, carros descuidados o en reparación en las calles, otras casas feas o descuidadas, o terrenos baldíos donde se reúnen grupos para hacer ruidos o cosas ilegales, todo eso afectará a tus compradores. Es algo que no puedes controlar, pero debes estar consciente de su impacto y estar dispuesto a negociar precio y a contestar preguntas de los clientes.
9. Saturación del mercado
Este es un mercado de compradores, si la casa tuya no les conviene como negocio, tienen otras para escoger. Por eso es importante poner tu vivienda en competencia. Que tenga buen precio, que esté en las mejores condiciones y tú flexibilidad al negociar pueden hacer la diferencia.
10. No es la mejor época para vender
En todos los meses del año se venden casas, pero hay épocas más lentas que otras como, navidad, las vacaciones de primavera - verano y el invierno intenso. Algunos optan por sacarla del mercado de ventas en esos meses, otros tienen paciencia y continúan.


 Dejándose asesorar de la mano de los expertos de RE/MAX Mi Nueva Casa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada