miércoles, 19 de noviembre de 2014

La clave del éxito es la persistencia

"Un poco más de persistencia, un poco más de esfuerzo, y lo que parecía sin esperanza puede convertirse en un éxito glorioso".
Elbert Hubbard
Hoy voy a escribir acerca de una de las historias más fascinantes del mundo del emprendimiento. La historia de una persona extraordinaria, cuyo sueño fue cumplido gracias a su persistencia y su gran perseverancia...
El protagonista de esta historia, a diferencia de la mayoría de los emprendedores, logró ver su sueño cumplido pasados los 60 años de edad. El no darse por vencido y poseer un sueño bien enfocado, hicieron de este emprendedor una leyenda en el mundo de los negocios. Hoy, su empresa tiene presencia en más de 100 países y su "receta secreta" es vendida por millones de dólares diariamente. Seguramente sabes de quien estoy hablando, el creador del emporio de restaurantes de pollos fritos más famoso del mundo…"El Coronel Sanders".

La historia de emprendimiento de esta leyenda comienza con el fallecimiento de su padre, cuando tenía apenas 6 años de edad. Este suceso obligó a Harland Sanders a hacerse cargo de sus hermanos. Tomando una responsabilidad muy fuerte a una corta edad. Este suceso marcó la vida del "Coronel", dado que a partir de allí tuvo que tomar la sartén por el mango y cocinar para su familia. A la edad de 7 años ya era un experto en la cocina. Muchos empleos formaron parte del curriculum y la experiencia del gran Sanders. Sin embargo, siempre supo que la vida le tenía preparado algo grandioso.
Para el coronel Sanders, fundador de Kentucky Fried Chicken, la cadena de restaurantes de venta de pollo frito más grande del mundo, la prueba de persistencia apareció disfrazada de supercarretera. Pocosejemplos dan muestra del gran valor de la persistencia, como su historia. Una cualidad que todos los emprendedores deberíamos poseer.
"El modo de dar una vez en el clavo, es dar cien veces en la herradura."
El coronel Sanders tenía una receta para la preparación del pollo, en la cual creía. Así que comenzó un pequeño restaurante a la edad de 40 años, a la orilla de la carretera en las afueras de la ciudad de Corbin, en el estado de Kentucky. Sin embargo, unos años más tarde la construcción de una supercarretera desvió el tráfico lejos de la ciudad, llevándose todos los clientes que esporádicamente paraban en su restaurante y en poco tiempo su negocio quebró. Después de pagar sus deudas, sus ingresos quedaron reducidos a una pensión de $105 dólares mensuales.
No obstante, confiado en la calidad de su receta de pollo y armado de una determinación inquebrantable,a la edad de 65 años el coronel Sanders emprendió una nueva aventura. Para ello, viajó por todo el país en coche, cocinando su producto de restaurante en restaurante para que, tanto dueños como empleados lo probaran y lo conocieran. Si la reacción era favorable, cerraba un trato con un apretón de manos, en el cual cobraría un "centavo" por cada pollo vendido.
Es muy común encontrar personas que renuncian a sus metas tras haber intentado sólo un par de veces, pero el coronel Sanders sabía que la persistencia engendra éxito, por eso golpeó en las puertas de más 2000 restaurantes que le negaron algún acuerdo. Pero él nunca se dio por vencido, sabía que su sueño se cumpliría. En el año de 1964, ya con 74 años de edad, el Coronel Sanders tenía 600 establecimientos con su producto en los Estados Unidos y Canadá. Ese mismo año, vendió gran parte de sus acciones por varios millones de dólares a un grupo de inversionistas.

Hoy, los restaurantes KFC, están dispersos en más de cien países alrededor del mundo, todo como resultado de la persistencia y la determinación de un hombre que no quiso darse por vencido.
Por último te dejo una de las frases celebres del gran Coronel Sanders...
"Sólo he tenido dos reglas: Haz todo lo que puedas y hazlo lo mejor que puedas. Es la única manera en la que lograras grandes cosas en la vida".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada